1
Asistimos a una transformación global y cambios políticos, económicos y culturales a una velocidad nunca antes vista. En este escenario la educación de personas jóvenes y adultos (EPJA), es una necesidad común y debe ser una prioridad de los países.
2
Ella es clave para garantizar “una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promocionar oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida” y para favorecer la salud y bienestar, el trabajo decente y la producción, la participación y la convivencia democrática, la dignidad y transformación social.
3
Para el pleno ejercicio de este Derecho se requiere del compromiso y acción de los Estados de América Latina y el Caribe a lo menos en materia de: i) política, ii) gobernanza, iii) financiación, iv) participación, inclusión y equidad y v) calidad.