Sobre Nosotros

Los Estados Miembros de las Naciones Unidas adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en septiembre de 2015, los cuales, constituyen una agenda ambiciosa y universal para el desarrollo sostenible, para las personas, el planeta y para la prosperidad. La educación, articulada como un objetivo en sí mismo (ODS 4) compuesto de siete metas y de tres medidas de implementación y mencionado en las metas de otros cinco ODS, es central en la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Dentro del ODS 4-Agenda E2030, las siguientes metas se refieren específicamente a la alfabetización y la educación de personas jóvenes y adultos- Meta 4.3: De aquí a 2030, asegurar el acceso igualitario de todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria, Meta 4.4: De aquí a 2030, aumentar considerablemente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento, y Meta 4.6.  De aquí a 2030, asegurar que todos los jóvenes y una proporción considerable de los adultos, tanto hombres como mujeres, estén alfabetizados y tengan nociones elementales de aritmética.

Las políticas sobre educación de personas jóvenes y adultos en la región de ALC han sido influenciadas por cinco hitos importantes:

  1. Declaración mundial sobre Educación para todos (Jomtien, 1990): Un compromiso con el cumplimiento de las necesidades básicas del aprendizaje de niños y adultos, también se reconoce que estos variarán según el país y con el tiempo.
  2. El informe de la Comisión Delors sobre educación para el siglo XXI (1996): Propuso cuatro pilares del aprendizaje en el siglo XXI: aprender a ser, saber, hacer y vivir juntos, y reconoció la importancia del aprendizaje permanente.
  3. Conferencia Internacional de Educación de Adultos (CONFINTEA V) (Hamburgo, 1997): El aprendizaje reconocido a lo largo de la vida como un derecho humano básico y la educación de jóvenes y adultos como pilar del desarrollo de la humanidad.
  4. Marco de Acción de Dakar (2000): Reafirmó el compromiso a lograr un 50% de mejor en los niveles de alfabetización de adultos para 2015, especialmente para las mujeres, y acceso equitativo a la educación básica y continua para todos los adultos.
  5. Conferencia Internacional de Educación de Adultos (CONFINTEA VI) (Belém do Pará, 2009): reconocimiento de la alfabetización como base del aprendizaje permanente, importancia del ODS 4 para alcanzar los otros ODS y aceptación del Marco de Acción de Belem como guía de implementación para la educación de adultos

Establecido durante la reunión regional de seguimiento de CONFINTEA VI, en Ciudad de México, 2011, el Observatorio Regional de Educación de Personas Jóvenes y Adultas para América Latina y el Caribe constituye un espacio documental organizado en contenidos y estrategias para acceder y difundir información, que, al mismo tiempo, contribuye al debate para impulsar la Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA) en la región de América Latina y el Caribe. El Observatorio tiene un consejo directivo que incluye la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/ UNESCO Santiago), el Instituto de aprendizaje a lo largo de la vida de la UNESCO (UIL), Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Consejo de Educación de Adultos de América Latina (CEAAL), El Consejo internacional para la Educación de Personas Jóvenes y Adultas (ICAE), Instituto Nacional Para La Educación de los Adultos (INEA), Secretaria de Educação Continuada, Alfabetização, Diversidade e Incluão (SECADI) y Jamaica Foundation for Lifelong Learning (JFLL).

El Observatorio cumplirá con los siguientes objetivos:

  1. Sistematizar la información existente y contribuir al debate para impulsar la Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA) en América Latina y el Caribe.
  2. Generar conocimiento mediante la recolección, análisis y procesamiento de información cualitativa y cuantitativa sobre la EPJA con la participación de representantes y expertos de cada país.
  3. Servir como espacio de diálogo para los diferentes participantes de los gobiernos, instituciones y organizaciones locales, nacionales, regionales e internacionales.

La UNESCO, a través de OREALC/ UNESCO Santiago; de su Oficina Regional de Ciencia para América Latina y el Caribe (Montevideo, Uruguay) y de su Sede central (París, Francia) convocó a una reunión regional de expertos para América Latina y el Caribe sobre “Alfabetización y Sociedades Sostenibles: convertir la visión de la alfabetización para 2030 en acción en América Latina y el Caribe". La reunión se tomó a cabo el 26 y 27 de noviembre de 2015 en Montevideo, Uruguay.

En dicha ocasión se trató en específico la evaluación de los avances del Observatorio, perspectivas a largo plazo y recomendaciones, y el plan de acción 2016/2017. En este último el consejo directivo manifestó que “el monitoreo de la nueva agenda de la educación será un reto, indicadores globales y temáticos están en desarrollo y se anticipa su finalización durante el 2016. El Observatorio jugara un papel importante en el monitoreo de la EPJA y del aprendizaje a lo largo de la vida en la región, en los marcos de CONFINTEA VI y de Educación 2030”, así revalidando su compromiso con el Observatorio.

El INEA completó la tarea inicial de recopilación de información y diseño del portal base del Observatorio. Después de esto, la OREALC/ UNESCO Santiago ha continuado el trabajo de diseñar elementos del portal en alineación con ciertos ejes temáticos del E2030. El objetivo es garantizar que el Observatorio refleje los nuevos compromisos asumidos por los estados miembros de la región, y que permita una comprensión integral de la situación actual. El Observatorio, que incorpora información de GRALE III e indicadores relacionados con el ODS 4, se lanzó en octubre de 2017.

Hacia el aprendizaje a lo largo de toda la vida

Marco de Acción de Belém, 2009

El aprendizaje a lo largo de toda la vida cumple una función crítica en la manera de abordar los problemas y los retos mundiales de la educación. El aprendizaje a lo largo de toda la vida “de la cuna a la tumba” es un marco filosófico y conceptual, y un principio organizativo de todas las formas de educación, basado en valores de inclusión, emancipación, humanísticos y democráticos; es global y parte integrante de la perspectiva de una sociedad basada en el conocimiento. Reafirmamos los cuatro pilares del aprendizaje recomendados por la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, a saber: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a vivir juntos.

Reconocemos que el aprendizaje y la educación de adultos representan un componente importante del proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida, que abarca un continuo de aprendizaje que va desde el aprendizaje formal hasta el no formal y el informal.

El aprendizaje y la educación de adultos atienden a las necesidades de aprendizaje de los jóvenes, los adultos y los mayores. El aprendizaje y la educación de adultos abarcan una amplia gama de contenidos –asuntos generales, temas profesionales, alfabetización en el hogar, educación en familia, ciudadanía y muchos otros–, con prioridades que dependen de las necesidades específicas de cada país.

Estamos convencidos de que el aprendizaje a lo largo de toda la vida desempeña una función crítica en la manera de abordar los problemas y retos mundiales y de la educación, y nos inspiramos en ella. Tenemos también la convicción de que el aprendizaje y la educación de adultos dotan a las personas de los conocimientos, capacidades, habilidades, competencias y valores necesarios para ejercer y promover sus derechos, y hacerse cargo de su destino. El aprendizaje y la educación de adultos son también un factor indispensable para el logro de la equidad y la inclusión, para mitigar la pobreza y para construir sociedades equitativas, tolerantes, sostenibles y basadas en el conocimiento.

Al mismo tiempo que reconocemos los logros y progresos realizados desde la CONFINTEA V, estamos conscientes de los retos a los que todavía debemos hacer frente. Reconociendo que el pleno ejercicio del derecho a la educación de los jóvenes y adultos está condicionado por consideraciones de política, gobernanza, financiación, participación, inclusión, equidad, y calidad, estamos decididos a aplicar las recomendaciones que siguen.

I. Definición y alcance

(Recomendación sobre el Aprendizaje y la Educación de Jóvenes y Adultos, UNESCO, 2015)
  1. El aprendizaje y la educación de adultos es un componente básico del aprendizaje a lo largo de toda la vida. Comprende todas las formas de educación y aprendizaje cuya finalidad es lograr que todos los adultos participen en sus sociedades y en el mundo del trabajo. Designa el conjunto de todos los procesos educativos, formales, no formales e informales, gracias a los cuales personas consideradas adultas por la sociedad a la que pertenecen desarrollan y enriquecen sus capacidades para la vida y el trabajo, tanto en provecho propio como en el de sus comunidades, organizaciones y sociedades. El aprendizaje y la educación de adultos supone actividades y procesos constantes de adquisición, reconocimiento, intercambio y adaptación de capacidades. Dado que las fronteras entre la juventud y la edad adulta son fluctuantes en la mayoría de las culturas, en este texto, el término "adulto" designa a quienes participan en el aprendizaje y la educación de adultos, aun si no han alcanzado la mayoría de edad legal.
  2. El aprendizaje y la educación de adultos constituye un pilar fundamental de una sociedad del aprendizaje y para la creación de comunidades, ciudades y regiones del aprendizaje que fomenten la cultura del aprendizaje a lo largo de la vida y lo revitalicen en el ámbito de las familias, las comunidades y en otros espacios de aprendizaje, así como en el lugar de trabajo.
  3. Existe una gran variedad de actividades en materia de aprendizaje y educación de adultos. Esta educación ofrece muchas oportunidades de aprendizaje que permiten dotar a los adultos de alfabetización y competencias básicas; oportunidades para la formación permanente y el desarrollo profesional y para la ciudadanía activa, por medio de la educación conocida como educación comunitaria, popular o liberal. El aprendizaje y la educación de adultos proporciona una gran variedad de vías de aprendizaje y oportunidades flexibles para la formación, como por ejemplo los programas de segunda oportunidad en los que se puede recuperar la ausencia de escolarización inicial, incluso en el caso de personas que no hayan asistido nunca a la escuela o la hayan abandonado prematuramente.
  4. La alfabetización es un componente clave del aprendizaje y la educación de adultos. Constituye un proceso continuo de aprendizaje y adquisición de niveles de aptitud que permite a los ciudadanos incorporarse al aprendizaje a lo largo de toda la vida y participar plenamente en la comunidad, en el lugar de trabajo y en la sociedad en general. Incluye la capacidad de leer y escribir, identificar, entender, interpretar, crear, comunicarse y calcular, utilizando materiales impresos y escritos, así como la capacidad de resolver problemas en un entorno cada vez más tecnológico y con más abundancia de información. La alfabetización es un medio esencial para fortalecer los conocimientos, las aptitudes y las competencias de las personas para afrontar los problemas y complejidades cambiantes de la vida, la cultura, la economía y la sociedad.
  5. La formación permanente y el desarrollo profesional son elementos fundamentales del proceso continuo de aprendizaje que dota a los adultos de los conocimientos, aptitudes y competencias para participar plenamente en unos entornos sociales y labores en rápida mutación. La Recomendación de la UNESCO relativa a la enseñanza y formación técnica y profesional (2015) contiene disposiciones pertinentes en este ámbito.
  6. El aprendizaje y la educación de adultos comprende también las posibilidades de educación y aprendizaje para la ciudadanía activa conocidas como educación comunitaria, popular o liberal. Faculta a las personas para participar activamente en la solución de problemas sociales como la pobreza, las cuestiones de género, la solidaridad intergeneracional, la movilidad social, la justicia, la equidad, la exclusión, la violencia, el desempleo, la protección ambiental y el cambio climático. Ayuda también a las personas a llevar una vida digna desde el punto de vista de la salud y el bienestar, la cultura, la espiritualidad y en relación con todos los demás ámbitos que contribuyen al desarrollo y la dignidad personales.
  7. 1. Se considera que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) encierran gran potencial para mejorar el acceso de los adultos a una gran variedad de oportunidades de aprendizaje y para promover la equidad y la inclusión. Ofrecen varias oportunidades innovadoras para hacer realidad el aprendizaje a lo largo de toda la vida, reducir la dependencia de las estructuras formales tradicionales de educación y permitir el aprendizaje individualizado. Los dispositivos móviles, las redes electrónicas, las redes sociales y los cursos en línea permiten a los adultos tener acceso a la posibilidad de aprender en cualquier momento y en cualquier lugar. Las tecnologías de la información y la comunicación cuentan asimismo con una gran capacidad para facilitar el acceso de las personas con discapacidad y otros grupos marginados o desfavorecidos a la educación, permitiéndoles una mayor integración en la sociedad.

II. Metas y objetivos de aprendizaje y educación de adultos

1. La meta del aprendizaje y la educación de adultos es dotar a las personas de las capacidades necesarias para ejercer sus derechos y hacerlos efectivos, y hacerse cargo de su propio destino. Promueve el desarrollo personal y profesional, propiciando así una participación más activa de los adultos en sus sociedades, comunidades y entornos. Igualmente, fomenta el crecimiento económico inclusivo y sostenible y la creación de perspectivas de trabajo decente para las personas. Es por lo tanto una herramienta esencial para atenuar la pobreza, mejorar la salud y el bienestar y contribuir a edificar sociedades del aprendizaje sostenibles.
2. Los objetivos del aprendizaje y la educación de adultos son: (a) desarrollar la capacidad de las personas para pensar de forma crítica y actuar con autonomía y sentido de la responsabilidad; (b) reforzar la capacidad para afrontar y configurar las evoluciones que se producen en la economía y en el mundo laboral; (c) contribuir a crear una sociedad del aprendizaje en la que cada individuo tenga la oportunidad de aprender y participar con plenitud en procesos de desarrollo sostenible, y aumentar la solidaridad de las personas y las comunidades; (d) promover la coexistencia pacífica y los derechos humanos (e) fomentar la resiliencia en los adultos jóvenes y en los mayores; (f) sensibilizar a la opinión pública acerca de la protección del medio ambiente.
  • REFORZAR LA CAPACIDAD PARA AFRONTAR Y CONFIGURAR LAS EVOLUCIONES QUE SE PRODUCEN EN LA ECONOMÍA Y EN EL MUNDO LABORAL
  • dapibus est id enim facilisis, at posuere turpis adipiscing. Quisque sit amet dui dui.